Diagnosis

11-C3 Fractura articular con luxación glenohumeral

print

Valoración clínica y radiográfica de los pacientes que pueden presentar una fractura del húmero proximal
Cualquier paciente traumatizado necesita una completa y sistemática valoración (por ej. el protocolo ATLS) para identificar y tratar lesiones que amenacen la vida o las extremidades. El dolor, la inflamación, una deformidad o heridas abiertas ayudan a localizar las lesiones. Cualquiera de estos signos y síntomas que afecten al hombro requieren una evaluación focalizada en dicha zona para detectar pulsos distales, valorar déficits motores y sensitivos, además de la movilidad activa y pasiva del hombro. Debe considerarse también la posibilidad de otra u otras lesiones asociadas, de la escápula, la columna cervical o de otra parte de la extremidad superior.

 

Después de haber determinado el estado clínico del paciente y estabilizado este, es obligado un examen radiográfico del hombro afectado. Deben realizarse las radiografías adecuadas. Una verdadera proyección AP, una radiografía lateral axial, y una proyección en Y de la escápula. Al menos dos radiografías perpendiculares (una verdadera AP y una proyección en Y de la escápula) son necesarias para identificar el tipo de fractura. Una “verdadera radiografía AP” del hombro se realiza dirigiendo el rayo central tangencial a la superficie glenoidea. La proyección en Y de la escápula hay que realizarla dirigiendo el rayo central perpendicular a la glenoides. La proyección lateral transtorácica se considera hoy día obsoleta.

 

Una TC no es necesaria para todas las fracturas del húmero proximal, especialmente si el desplazamiento es mínimo. Puede ayudar mucho para valorar fracturas complejas, particularmente las que afectan a la cabeza humeral, o presentan una gran conminución. La TC ayuda a valorar:

 

   • La morfología de la fractura y el número de sus fragmentos.
   • El stock óseo de las tuberosidades y de la cabeza humeral.
   • El grado de conminución.
   • El tamaño de los fragmentos que pueden fijarse.
   • La longitud de la línea de fractura metafisaria posteromedial


 

Fracturas tipo C
Las fracturas tipo C son fracturas articulares; la superficie articular se encuentra separada de ambas tuberosidades y puede también estar fracturada.
Muy a menudo, la vascularización de la cabeza humeral está dañada y el riesgo de necrosis avascular (NAV) es alto.
Todas las fracturas de 4 fragmentos según las clasificaciones de Codman y Neer son fracturas tipo C. En ellas la epífisis humeral proximal se encuentra separada de ambas tuberosidades y de la metáfisis.


 

Fracturas tipo C3
Todas las fracturas C3 presentan una luxación glenohumeral (el fragmento de la cabeza desplazado fuera de la cavidad glenoidea). La luxación anterior es mucho más frecuente que la posterior. El riesgo de necrosis avascular aumenta significativamente por la combinación de la luxación con una fractura que desvasculariza el pequeño fragmento de la cabeza humeral y más si es conminuta.

Options
1. 11-C3.1 Fracturas del cuello anatómico
2. 11-C3.2 Fractura del cuello anatómico y de las tuberosidades
3. 11-C3.3 Fragmentación céfalotuberositaria
4. Humeral head impaction 

1. 11-C3.1 Fracturas del cuello anatómico

11-C3.1

11-C3.1

El subgrupo C3.1 presenta una luxación glenohumeral con una fractura de la cabeza humeral a través del cuello anatómico. Las tuberosidades no están fracturadas. Este tipo de fractura requiere una reducción lo más pronto posible. Muy a menudo es necesaria una reducción abierta.

11-C3.1

11-C3.1

2. 11-C3.2 Fractura del cuello anatómico y de las tuberosidades

11-C3.2

11-C3.2

El subgrupo C3.2 presenta una luxación glenohumeral con una fractura de la cabeza humeral. A diferencia del subgrupo C3.1 las tuberosidades están fracturadas. Esta “fractura luxación de 4 fragmentos” requiere su reducción lo más pronto posible. Muy a menudo es necesaria una reducción abierta. En los pacientes de edad avanzada con hueso osteoporótico podría considerarse realizar una hemiartroplastia. 

11-C3.2

11-C3.2

Rx. tomadas de Orozco R et al, (1998) Atlas de Fijación Interna. Utilizadas con permiso.

3. 11-C3.3 Fragmentación céfalotuberositaria

11-C3.3

11-C3.3

Las fracturas luxaciones tipo C3.3 son particularmente graves por la extensa conminución del húmero proximal. Las fracturas C3.3.1 tienen intacta la cabeza humeral pero múltiples fragmentos metafisarios. En las fracturas C3.3.2 se asocia conminución del fragmento de la cabeza humeral. Estas fracturas constituyen un reto para su tratamiento, no sólo por la luxación glenohumeral sino también por los múltiples fragmentos del húmero proximal. Mientras, en los pacientes jóvenes debe intentarse la reconstrucción, en los mayores de edad avanzada con hueso osteoporótico la mejor indicación es la artroplastia.

11-C3.3

11-C3.3

Rx. tomadas de Orozco R et al, (1998) Atlas de Fijación Interna. Utilizadas con permiso.

4. Humeral head impaction 

Impaction of the humeral head is a feature of some C3 fractures. Although not described in the AO/OTA Fracture and Dislocation Classification, impaction injuries should be identified and respected. Treatment protocols for these rare injuries remain to be developed.