General considerations

Las fracturas B3 se distinguen por la luxación glenohumeral, además de las fracturas del cuello y las tuberosidades.

La luxación debe reducirse lo más pronto posible para preservar la viabilidad de la cabeza humeral y la integridad neurológica. Lo más normal, es que la reducción se realice en el quirófano con técnica abierta y bajo anestesia con relajación muscular. Habitualmente la reducción abierta se suplementa con una osteosíntesis de la fractura. Cuando se piense que una reducción cerrada es posible, debe realizarse con relajación muscular y teniendo en cuenta la posibilidad de tener que realizar una inmediata reducción abierta.

Estas lesiones pueden asociarse a roturas del manguito rotador. El realizar una RM inmediatamente tras la reducción o una evaluación artroscópica pueden ayudar a evitar innecesarios retrasos de la reparación quirúrgica del manguito.