General considerations

Las C3.2 (fracturas del cuello anatómico y de las tuberosidades asociadas a una luxación glenohumeral) son lesiones raras. La luxación debe reducirse lo más pronto posible, para preservar la viabilidad de la cabeza humeral y la integridad neurológica. Haciéndolo así, normalmente, tras la reducción se realiza una osteosíntesis. Puede intentarse una reducción cerrada pero a menudo no se consigue, por lo que  debe tenerse en cuanta la necesidad de una reducción abierta y una fijación interna.

La fijación quirúrgica es el tratamiento de elección. Sin embargo, la decisión de intervenir debe también tener en cuenta la demanda funcional del paciente, la presencia de enfermedades asociadas y de la actitud del mismo para someterse a un tratamiento quirúrgico. Todas las opciones de tratamiento de las fracturas C3.2 conllevan un alto riesgo de necrosis avascular.

Las indicaciones de la hemiartroplastia son la imposibilidad de conseguir una reducción satisfactoria y una fijación estable, especialmente en los pacientes de edad avanzada con hueso osteoporótico.