page: 1/7 next

Preparación y Colocación del pac

Consideraciones generales

Una adecuada colocación del paciente es esencial. Un correcto posicionamiento permite la libre movilización del brazo y del hombro, así como la posibilidad de obtener las necesarias imágenes en múltiples planos. Una colocación defectuosa puede evitar al cirujano realizar una intervención satisfactoria.

Recuerde que la técnica inicialmente planificada puede tener que cambiarse. Un fracaso de la reducción cerrada puede requerir realizar una intervención a cielo abierto. Quizás, la técnica de fijación intentada inicialmente puede ser necesario cambiarla por otro tipo alternativo de fijación o por una artroplastia.

La planificación preoperatoria debería tener en cuenta todas las fases de la intervención propuesta y de otros posibles procedimientos alternativos: 

  • Instrumentos e implantes
  • Anestesia
  • Colocación en la mesa
  • Colocación de los paños
  • Radiología
  • Medicación (especialmente los antibióticos intravenosos preoperatorios para prevenir la infección por las bacterias de la piel)
  • Cuidados postoperatorios
  • Etc.

La reunión informativa del equipo quirúrgico antes y después de la intervención mejora la realización técnica de la misma y reduce el riesgo de complicaciones.
Haga clic aquí para ver la lista de verificación de la seguridad quirúrgica de la OMS.

Existen una gran variedad de mesas operatorias y amplificadores de imágenes que son más o menos compatibles y su utilización óptima requiere tanto planificación como práctica. El cirujano debe estar familiarizado con el equipamiento disponible en su quirófano y asegurarse que puede conseguirse colocar bien al paciente y obtener imágenes de alta calidad. Los pacientes también varían, y tanto la colocación como la toma de imágenes para una intervención dada, debe ser la conveniente según el tamaño y la posible limitación de la movilidad de un paciente en particular.