page: 1/2 next

Consideraciones generales

La mayoría de las fracturas del húmero proximal pueden curar sin necesidad de intervenir quirúrgicamente, y muchas de ellas recuperan una función satisfactoria.

Los resultados del tratamiento conservador dependen del tipo de fractura, el grado de desplazamiento de los fragmentos y la estabilidad intrínseca de la fractura. Según nuestra experiencia, sirve de ayuda para la evaluación de la estabilidad el amplificador de imágenes.

Sin fijación, las fracturas desplazadas del húmero proximal raramente se mejoran con la reducción cerrada de las mismas.