En las fracturas luxaciones (A1.3, B3. y C3) es esencial una reducción rápida de la luxación glenohumeral. enlarge

En las fracturas luxaciones (A1.3, B3. y C3) es esencial una reducción rápida de la luxación glenohumeral.

Tenga en cuenta que en las fracturas luxaciones, si la luxación no se reduce ortopédicamente, puede ser necesaria la reducción quirúrgica. Por lo tanto, tenga un quirófano preparado.

Puesto que la reducción de la luxación puede ser difícil, se recomienda una anestesia regional o general con relajación muscular. 

Nota: Un tratamiento quirúrgico definitivo es habitualmente mejor en las fracturas luxaciones glenohumerales. El tratamiento conservador debería considerarse sólo si la cirugía tuviera un riesgo importante, o si con la reducción ortopédica se hubiera conseguido una reducción aceptable de los componentes de la fractura.


La tracción axial del brazo casi siempre ayuda. Aun en caso de fractura del húmero proximal existen habitualmente suficientes … enlarge

Principios de la reducción cerrada (véase la figura)

La tracción axial del brazo casi siempre ayuda. Aun en caso de fractura del húmero proximal existen habitualmente suficientes tejidos blandos intactos para que la tracción se transmita a la cabeza humeral.

La manipulación directa de la cabeza luxada puede ayudar a la reducción. Se debe aplicar presión sobre la prominente cabeza humeral y directamente empujarla a su posición original en la glenoides. Tenga cuidado de no presionar las estructuras neurovasculares.


Confirmación de la reducción glenohumeral

Una vez que se ha percibido la reducción glenohumeral, esta debe confirmarse con dos proyecciones radiográficas, AP y axilar, verdaderas. Se deben buscar otras posibles fracturas o desplazamientos. Cuando en las radiografías no se ve claro del todo, una TC, a menudo con reconstrucción, puede ser de mucha ayuda.

Compruebe, también, el estado neurovascular, especialmente los pulsos distales, la función motora y la sensibilidad. Existe un particular riesgo para el nervio axilar que puede valorarse por la exploración de la sensibilidad de la zona cutánea lateral deltoidea y, si el paciente coopera, por la posibilidad de contraer el músculo deltoides.


Descarte una rotura del manguito rotador

Especialmente en pacientes de edad avanzada, las luxaciones glenohumerales pueden producir una rotura del manguito rotador. El tratamiento más efectivo es una reparación rápida, antes de que se produzca una retracción tendinosa o una significativa atrofia. Si la exploración clínica no confirma la fuerza del manguito rotador, deben realizarse rápidamente otros estudios (por ej. Ecografía o RM).