La optima inmovilización del hombro se consigue con el brazo y antebrazo bien pegados al tórax. Tradicionalmente, se ha realizad enlarge

La optima inmovilización del hombro se consigue con el brazo y antebrazo bien pegados al tórax. Tradicionalmente, se ha realizado con un cabestrillo que mantiene el brazo y antebrazo, y contrarresta el peso del brazo. El cabestrillo más simple es un pañuelo triangular atado en la parte de atrás del cuello.

Un soporte adicional puede procurarse con una banda o vendaje que se enrolla alrededor del húmero y el tórax, para restringir más la movilidad del hombro y mantener también el brazo en el cabestrillo.

Algunos dispositivos disponibles comercialmente procuran una inmovilización similar, con o sin el soporte circunferencial de una banda.