El más simple soporte es el así llamado “collar de suspensión a la muñeca” que limita la movilidad del hombro pero no contrarres enlarge

El más simple soporte es el así llamado “collar de suspensión a la muñeca” que limita la movilidad del hombro pero no contrarresta mucho del peso del brazo, lo que puede ser deseable cuando se pretende que una suave tracción mejore la alineación de la fractura. Procura menos estabilidad que el cabestrillo, con o sin banda, y debe quitarse siempre que se quiera movilizar el hombro o el codo.

Cualquier inmovilizador del hombro puede llevarse debajo o por encima de la ropa del paciente. Lo último necesita que el paciente esté lo suficientemente cómodo para vestirse antes de colocar el inmovilizador.

El mantener la mano accesible, y alentar al paciente a mover la mano y los dedos, ayuda a prevenir la rigidez que puede ser muy difícil de corregir si se deja que se produzca.