page: 1/2 next

Movilización: 2-3 semanas después del traumatismo

El tratamiento no operatorio de las fracturas del húmero proximal comienza habitualmente con una máxima inmovilización, un cabes

El tratamiento no operatorio de las fracturas del húmero proximal comienza habitualmente con una máxima inmovilización, un cabestrillo y banda, o equivalente, llevados permanentemente. Si el paciente está incómodo, para dormir es preferible una posición semisentada.

Un paciente que esté muy cómodo, al principio del tratamiento o tras una cierta recuperación, puede necesitar menor inmovilización e incluso comenzar con una actividad suave del brazo lesionado.