La placa debe colocarse 2 a 4 mm lateral a la corredera bicipital y 5 a 7 mm bajo la punta de la tuberosidad mayor. enlarge

Agujas de referencia (para la colocación de la placa)

Para asegurar una correcta posición de la placa, algo oculta por una pequeña incisión, ayuda el colocar agujas K temporales que pueden utilizarse como guía para su colocación radiográficamente controlada.

Inserte 2 agujas K de referencia, una en el borde lateral de la corredera bicipital y la otra en la punta de la tuberosidad mayor.

La aguja K de referencia proximal determina el borde proximal de la placa, 5-8 mm distal a la punta de la tuberosidad mayor. 

The proximal positioning K-wire determines the proximal edge of the plate, 5-8 mm distal to the tip of the greater tuberosity.


Inserte la placa, montada en su dispositivo guía, bajo el músculo deltoides y deslícela distalmente bajo el deltoides a lo largo enlarge

Inserción de la placa

Identifique el nervio axilar palpándolo bajo el músculo deltoides, lo que ayuda a protegerlo durante la inserción de la placa.
Inserte la placa, montada en su dispositivo guía, bajo el músculo deltoides y deslícela distalmente bajo el deltoides a lo largo del húmero. Mantenga siempre la placa en contacto con el hueso. 

Mejora: sutura del músculo deltoides. Para prevenir la extensión hacia abajo de la separación de las fibras del deltoides y el aumento del riesgo de lesión del nervio axilar, coloque una sutura en el ángulo distal de la disociación de dicho músculo.


Fije temporalmente la placa al hueso con agujas K. enlarge

Colocación de la placa en el húmero

Coloque la placa sobre el húmero proximal en la posición planeada y marcada. Fíjela temporalmente al hueso con agujas K. Proximalmente, se colocan dos agujas a través de agujeros específicos en el dispositivo guía. Distalmente la aguja K se inserta a través de una vaina colocada percutáneamente.

Compruebe la correcta posición de la placa a Rayos X.


Utilice el dispositivo guía con sus vainas protectoras para perforar los agujeros de los tornillos proximales. enlarge

Fijación de la placa a la cabeza humeral

Perforación de agujeros
Utilice el dispositivo guía con sus vainas protectoras para perforar los agujeros de los tornillos proximales. No perfore el hueso subcondral y no penetre en la articulación del hombro.

Siga las instrucciones del fabricante.


Técnica del “pájaro carpintero” enlarge

Evitar la penetración intrarticular de los tornillos
Los tornillos que penetran en la articulación pueden producir daños importantes al cartílago de la glenoides. La penetración primaria se produce en la colocación inicial de los tornillos. La penetración secundaria es consecuencia del subsiguiente colapso de la fractura. El perforar entrando en la articulación aumenta el riesgo de que los tornillos penetren en la articulación.

Dos técnicas de perforación ayudan a evitar perforar hasta dentro de la articulación:

Mejora 1: Técnica del “pájaro carpintero” (como se muestra en la figura).
En la técnica de perforación del “pájaro carpintero” avance la punta de la broca una distancia corta, volviendo hacia atrás antes de avanzar de nuevo. Repita esta maniobra hasta que pueda notarse el contacto con el hueso subcondral. Tenga gran cuidado en evitar la penetración en la articulación.

Mejora 2: Perforar sólo la cortical próxima.
Especialmente en hueso osteoporótico, se puede sólo perforar la cortical próxima. Introduzca el medidor de profundidad a través del hueso restante hasta notar la resistencia del hueso subcondral.


Determinación de la longitud de los tornillos enlarge

Determinación de la longitud de los tornillos
The intact subchondral bone should be felt with an appropriate depth gauge or blunt pin to ensure that the screw stays within the humeral head. The integrity of the subchondral bone can be confirmed by palpation or the sound of the instrument tapping against it. Typically, choose a screw slightly shorter than the measured length.


Inserte un tornillo con cabeza de bloqueo a través de la vaina para tornillos en la cabeza humeral. enlarge

Inserción tornillo
Inserte un tornillo con cabeza de bloqueo a través de del casquillo para tornillos en la cabeza humeral. El casquillo dirige el tornillo en la dirección correcta. Especialmente en hueso osteoporótico, el tornillo puede no seguir el agujero perforado previamente.


Coloque el suficiente número de tornillos (a menudo 5) en la cabeza humeral. enlarge

Número y situación de los tornillos
Coloque el suficiente número de tornillos (a menudo 5) en la cabeza humeral. No se conoce todavía el número óptimo de tornillos ni su mejor posición. Se debe tener en cuenta la calidad del hueso y la morfología de la fractura. En hueso osteoporótico puede requerirse un mayor número de tornillos.


Inserte dos o tres tornillos en la diáfisis humeral, con ayuda de un dispositivo guía y a través de sus vainas de inserción. enlarge

Inserción de tornillos en la diáfisis humeral

Por debajo de la zona de peligro, inserte dos o tres tornillos en la diáfisis humeral, con ayuda de un dispositivo guía y a través de sus vainas de inserción colocadas percutáneamente. 

Osteosíntesis finalizada
La figura muestra la osteosíntesis ya finalizada.


En pacientes con hueso osteoporótico, la fijación proximal puede suplementarse con suturas. enlarge

Suturas en tirante además de la placa y tornillos

La sutura suplementaria de los tendones del manguito rotador aumenta la estabilidad. Variar la posición del brazo ayuda a colocarlas a través de una incisión tan pequeña. Las suturas deben insertarse cerca de la inserción ósea de los tendones del subescapular, supraespinoso e infraespinoso. Se anudan a la placa para resistir las fuerzas de tracción de los músculos y mejorar el anclaje de la placa.