Riesgo de necrosis avascular

Aun las fracturas mínimamente desplazadas del cuello anatómico (tipo C) tienen un riesgo significativo de necrosis avascular (NAV) de la cabeza humeral. Este riesgo se aumenta si se realiza una amplia exposición quirúrgica para una reducción abierta y fijación con placa.
Con una vascularización ya en peligro es, por lo tanto, aconsejable una reducción cerrada y una fijación interna mínima a través de un acceso muy limitado.


Reducción correcta (CCD 135º) enlarge

Reducción correcta

Es esencial la reducción correcta de los fragmentos principales del húmero proximal. Especialmente, la cabeza humeral impactada debe elevarse lo suficiente para que las tuberosidades puedan colocarse bajo ella.


Suturas en tirante adicionales a la fijación con placa y tornillos. enlarge

Suturas en tirante además de la placa y tornillos

Suturas colocadas a través de las inserciones de cada uno de los tendones del manguito rotador aumentan la estabilidad y deben utilizarse, además de la placa y los tornillos, especialmente en las fracturas conminutas y en hueso osteoporótico. Con hueso osteoporótico, las inserciones tendinosas son, a menudo, más fuertes que el mismo hueso, de modo que las suturas colocadas a través de las fibras de inserción de los tendones son mas resistentes que los tornillos o suturas colocados a través del hueso.
Normalmente, estas suturas adicionales son el último paso de la fijación.


Opciones de fijación con placa enlarge

Placa de estabilidad angular o estándar

Este procedimiento describe la fijación de la fractura del húmero proximal con una placa de estabilidad angular (A). Si no se dispone de estos implantes, la alternativa es una placa estándar, por ejemplo la placa trébol a la que se le ha cortado la punta (B). Actualmente, se están clarificando las indicaciones especificas, las ventajas y desventajas de las placas de estabilidad angular y de las estándar. Existe alguna evidencia de que con las placas de estabilidad angular se obtienen mejores resultados.
Aparte del tipo y técnica de fijación, la calidad de la reducción, la manipulación de los tejidos blandos, las características de la lesión y el tipo de paciente influyen significativamente en los resultados. No existe evidencia de que la utilización de placas de estabilidad angular pueda superar todos esos otros factores.