Técnica de reducción
Generalmente, para las fracturas tipo A3, la mejor técnica de reducción dependerá de la morfología de la fractura.

A3.2 y A3.3 (periostio medial roto o conminución medial)
Reduzca una fractura desplazada medialmente tirando de la diáfisis humeral hacia la placa mediante el roscado y apriete de un primer tornillo bicortical no bloqueado a la diáfisis humeral.

Reducción correcta
El conseguir una reducción correcta puede ser muy difícil debido a la característica inestabilidad medial de las fracturas A3.2 y A3.3. Las fracturas conminutas (tipo A3.3) pueden reducirse bien utilizando una placa aplicada lateralmente como modelo para una correcta reducción. La placa se fija primero distalmente y luego se lleva en contacto con la zona conminuta y el fragmento proximal en el que se fija. Una vez inicialmente estabilizada, confirme la reducción satisfactoria antes de la inserción de todos los tornillos previstos.
La reducción, en ambos planos sagital y coronal, debe ser correcta. Se debe prestar una especial atención a la correcta rotación.
 
Correcta posición de la placa
Debe asegurarse una correcta posición de la placa para evitar pérdida de reducción y que la misma tope con el acromion.


Las placas estándar son una opción alternativa, por ejemplo la placa trébol a la que se le ha cortado la punta (B). enlarge

Placa de estabilidad angular o estándar
Este procedimiento describe la fijación de la fractura del húmero proximal con una placa de estabilidad angular (A). Si no se dispone de estos implantes, la alternativa es una placa estándar, por ejemplo la placa trébol a la que se le ha cortado la punta (B). Actualmente, se están clarificando las indicaciones especificas, las ventajas y desventajas de las placas de estabilidad angular y de las estándar. Existe alguna evidencia de que con las placas de estabilidad angular se obtienen mejores resultados.
Aparte del tipo y técnica de fijación, la calidad de la reducción, la manipulación de los tejidos blandos, las características de la lesión y el tipo de paciente influyen significativamente en los resultados. No existe evidencia de que la utilización de placas de estabilidad angular pueda superar todos esos otros factores.