Como primer paso realice una reducción cerrada aprovechándose del intacto manguito de tejidos blandos. enlarge

Reducción manual

Las fracturas C1.1 presentan varios fragmentos del húmero proximal: un fragmento epifisario (la cabeza humeral), una o las dos tuberosidades, además de la diáfisis.
La reducción supone la reposición de la cabeza humeral, y también reponer las tuberosidades en su posición correcta.
El periostio medial (bisagra medial) no está roto y una gran parte de periostio restante (en especial lateralmente) puede estar también intacto.
Como primer paso realice una reducción cerrada aprovechándose del intacto manguito de tejidos blandos (como en la ligamentotaxis). Frecuentemente, los fragmentos desplazados volverán a su posición con esta maniobra.
Como maniobra adicional se puede forzar el varo, para corregir la impactación en valgo, que puede realizarse bien con la mano del cirujano o con una toalla enrollada en la axila. 


Si la reducción cerrada fracasa, puede intentarse una reducción abierta mínimamente invasiva a través de una pequeña incisión tr enlarge

Elevador perióstico o gancho óseo

Si la reducción cerrada fracasa, puede intentarse una reducción abierta mínimamente invasiva a través de una pequeña incisión transdeltoidea utilizando los instrumentos adecuados. Elevadores periósticos o punzones pueden utilizarse para desimpactar y reponer los fragmentos fracturarios.
Si la reducción no es correcta, un gancho óseo insertado del mismo modo, puede ayudar a la reducción de las tuberosidades.
Proteja el nervio axilar en la profundidad del músculo deltoides, 6 cm por debajo del acromion.


Adequate reduction enlarge

Reducción correcta

En las fracturas C1.1, se ha conseguido una buena reducción si las tuberosidades se sitúan lateralmente al nivel o ligeramente por debajo de la elevada cabeza humeral.

Compruebe la reducción con el amplificador de imágenes.