La tracción distal, asociada a veces, con angulaciones forzadas, ayudarán a desimpactar la fractura. enlarge

Reducción de la fractura

Puesto que la fractura no es abierta, el cirujano debería ser experto en las maniobras de reducción cerrada.

La tracción distal aplicada al brazo asociada, a veces, con angulaciones forzadas, ayudarán a desimpactar la fractura.


Una pequeña incisión permite la inserción de un elevador para desimpactar la fractura. enlarge

Utilización de un elevador
Una pequeña incisión permite la inserción de un elevador para desimpactar la fractura, lo que también ayuda a corregir la angulación y torsión para así restaurar la relación normal de la superficie fracturaría medial. El fragmento proximal debería reducirse anatómicamente sobre la diáfisis.
La realización de la reducción se controla con el amplificador de imágenes.


Agujas roscadas o agujas K pueden insertarse en el fragmento proximal y utilizarse como “joysticks” para la reducción de la frac enlarge

La técnica del “joystick”
Agujas roscadas o agujas K pueden insertarse en el fragmento proximal, y utilizarse como “joysticks” para la reducción de la fractura.
Sin embargo, esta técnica puede ser menos efectiva en hueso osteoporótico.


La reducción de la cabeza humeral se fija temporalmente con 2 o 3 agujas K. enlarge

Fijación preliminar

La reducción de la cabeza humeral se fija temporalmente con 2 o 3 agujas K. Esté seguro de colocar las agujas K de forma que no interfieran con la colocación posterior de los tornillos.


Una ligera impactación puede tolerarse en los pacientes de edad avanzada, y puede aumentar la estabilidad.  enlarge

Confirmación de la reducción
Confirme la reducción en dos planos con el amplificador de imágenes.
Debe prestarse atención a la correcta alineación del húmero proximal en todos los planos. El desplazamiento en varo tiene que corregirse. La región “calcar” medial debe estar bien afrontada.

Una ligera impactación puede tolerarse en los pacientes de edad avanzada, y puede aumentar la estabilidad.